Página web vs. Redes Sociales

¿Página web o redes sociales?: Diferencias y relación

Página web o redes sociales: ¿Cuál elegir?

En el mundo digital, para promocionar los productos o servicios de tu empresa, tienes dos grandes opciones: 

1.- Construir un sitio web. 

2.- Abrir una cuenta en alguna red social. 

¿En qué deberías invertir tu tiempo y tu dinero? 

Si quieres atraer clientes potenciales, generar miles de visitas cada día y cerrar más ventas, la página web es el camino para ti. 

Si deseas construir una comunidad, conversar con tu audiencia y apuntar a la viralidad, las redes sociales quizás sean la opción adecuada. 

De hecho, la estrategia perfecta incluye tanto al sitio web, como a las RRSS.

No obstante, a continuación compararemos cada una de estas herramientas de branding, marketing y publicidad para que puedas tomar la mejor decisión posible, en caso de que sólo puedas elegir una de las dos. 

En este artículo, tal y como hicimos en nuestro texto sobre Inbound vs. Outbound Marketing, compararemos estas dos alternativas según 5 variables: 

1) Metodología: ¿Cómo funcionan? ¿Cuál es su esencia? ¿En qué se basan?

Redes sociales: Construir comunidad. 

Página web: Atraer visitas. 

2) Capacidad para medir resultados: ¿Con qué precisión puedes evaluar el rendimiento de cada una?

Redes sociales: Las plataformas te dan algunas estadísticas de manera gratuita, y otras de forma paga. 

Página web: Puedes conocer cómo el usuario te encontró, de dónde viene, qué hizo dentro de tu sitio y muchas cosas más.

3) Velocidad: ¿Qué tan rápido puedes conseguir nuevos clientes?

Redes sociales: Construir una comunidad tarda tiempo. Incluso si te haces viral. 

Página web: Si apuntas a las palabras adecuadas y no hay competencia en esos términos en particular, estarás en la capacidad de atraer a prospectos calificados en cuestión de días a través de Google. 

4) Retorno de la inversión y porcentaje de conversión: ¿Cuál es el ROI con una y con otra? De cada 100 personas, ¿cuántas le prestarán atención a lo que estás ofreciendo?

Redes sociales: Puedes tener millones de seguidores y no generar ninguna venta. 

Página web: Puedes generar muchos ingresos con pocas visitas. 

5) Perdurabilidad: ¿Cuánto tiempo podrás disfrutar de los buenos resultados de tus campañas?

Redes sociales: Los posts que publiques se perderán al cabo de un par de días. 

Página web: Los contenidos que subas en línea podrán ser encontrados siempre

Metodología

Redes sociales: Construir comunidad

La esencia de las RRSS es agrupar a personas alrededor de un tema de interés compartido. 

Un mismo usuario puede estar atraído por el Real Madrid, por el partido demócrata de los Estados Unidos y por el Bitcoin. 

Para cada uno de esos temas, ese individuo buscará cuáles son las mejores cuentas a seguir para: mantenerse informado, tomar una decisión o, simplemente, divertirse. 

En el otro lado de la acera se encuentran los productores de contenido (empresas, medios de comunicación y marcas personales). 

La tarea de estos es conocer a su audiencia, estudiar e intuir qué puede satisfacer a ese grupo de personas y crear posts en consecuencia. 

En la práctica, todos podemos jugar el rol de productores o receptores de contenido. Un día nos toca crear y al día siguiente consumir

Lo importante, si eres un dueño de una empresa y deseas que tu organización tenga un espacio en estas plataformas, es que definas bien tu mensaje y tus objetivos: aquello que quieres lograr con tu participación en las diversas redes.  

Crear una comunidad alrededor de uno o varios temas en particular, como veremos más adelante, tarda tiempo. Generar la confianza necesaria para cerrar una venta, tarda aún más.

Página web: Atraer visitas

Si quieres aumentar las ventas de tu empresa y para ello decides crear un sitio web, tu meta no será tanto crear una comunidad sino lograr que la gente que esté interesado en tu producto o servicio aterrice en una de tus páginas. 

El rol de una página web es atraer a un target específico, justo cuando este target quiere saber de ti. 

La gran ventaja de los sitios es que su contenido está indexado en Google. Por lo tanto, cuando alguien busque algo relacionado con lo que tú haces, podrás aparecerle en frente en el momento indicado. 

Atraer a un target específico justo cuando este quiere saber de ti es una ventaja inigualable que dividió al marketing en un antes y un después.  

Capacidad para medir resultados

Redes sociales: Algunas estadísticas gratuitas y otras pagas

Si tienes una cuenta común y corriente, puedes saber cuántos likes recibió tu tuit, cuántos comentarios tiene tu publicación en Instagram o cuántas veces han compartido tu post en Facebook. 

Si tienes una cuenta empresarial, las cuales son gratuitas, podrás saber algunas cosas más, como a cuántas personas llegó tu mensaje, qué edad tiene tu audiencia, entre otros datos. 

Página web: Averiguarás cómo te encontraron, de dónde vienen y qué hicieron dentro de tu sitio

Con aplicaciones como Search Console, Google Analytics y HubSpot tendrás la oportunidad de saber con qué palabras te encontraron, cuánto tiempo un usuario se quedó en tu sitio web y en qué página en específico estuvo más minutos. 

Además, podrás conocer cuál fue el recorrido que hizo un potencial cliente antes de contactarte. 

¿Revisó tu página de precios? ¿Leyó varios artículos y ya está informado acerca de tus servicios? 

Estos apuntes serán muy útiles para tu equipo de ventas y luego podrás determinar cuál es el contenido que te está generando más transacciones.

Estas son preguntas que con las redes sociales no podrás responder.

Velocidad

Redes sociales: Construir una comunidad tarda tiempo. Incluso si te haces viral

Seamos sinceros: no construyes una base de miles de fanáticos de un día para otro. 

Puedes comprar seguidores y tener 100k en la cajita de followers, pero hacer eso te garantiza que: 

1.- Realmente no tienes una conexión con tu público. 

2.- A pesar de tener 100.000 seguidores tus posts no llegarán ni a 100 likes. 

3.- No habrás construido confianza, el factor clave para cerrar cualquier transacción. 

Puedes hacer grandes campañas y crear una base importante de prospectos en 3-4 meses, pero recuerda: transmitir seguridad depende de otro tipo de aspectos. 

Sólo el tiempo y la constancia te permitirán ser una voz reconocida en el mercado. 

Página web: Puedes atraer a prospectos calificados en cuestión de días

Posicionarte en Google trae una gran ventaja: todo el mundo confía en lo que aparece en la primera página.

Si tu sitio web está ubicado en uno de los primeros tres lugares, normalmente significa que has pasado pruebas de calidad y, por lo tanto, Google confía en ti. 

Además, a diferencia de las redes sociales, en la web no necesitas construir una base de seguidores, sino atacar una demanda ya existente.

Es decir, tú puedes saber cuántas personas están buscando algo relacionado con el producto y servicio que tú vendes. En consecuencia, estarás en la capacidad de elaborar el contenido que satisfaga esa necesidad, para luego cerrar una venta. 

Si descubres que 100.000 personas al mes buscan “Abrigo para mi mascota”, tú podrás redactar un contenido con ese título y luego, a través de un llamado a la acción, ofrecerle a la persona esa prenda de vestir para su perro o su gato.

Retorno de la inversión y porcentaje de conversión

Redes sociales: Puedes tener millones de seguidores y no generar ninguna venta

En las RRSS, el engagement rate suele ser muy bajo. Cuentas con millones de seguidores reciben 10.000 likes (Nacho como ejemplo). 

Hay casos de influencers que no lograron vender ni una camisa (ver artículo). 

Además, para construir una comunidad necesitas publicar contenido constantemente. Post tras post. Día tras día. Lo cual requiere mucho trabajo (tiempo y dinero). 

Aunado a ello, ten en cuenta que seguidores no es igual a ventas. 

La gente no entra a las redes sociales para comprar, sino para matar el tiempo, informarse y divertirse. 

Las personas no esperan ver anuncios que vendan algo. 

Página web: Puedes generar muchos ingresos con pocas visitas

Puedes recibir miles de lectores todos los días, sin necesidad de estar publicando artículos constantemente.

Además, puedes atraer a prospectos que están listos para comprarGoogle ya te da el factor confianza: si sales de primero, significa que eres bueno. Por lo tanto, vender será más fácil.  

Otra ventaja es la siguiente:

A diferencia de las redes sociales, para generar miles de visitas no necesitas estar escribiendo todo el tiempo. No requieres de la publicación constante de contenidos. Si escribes piezas neurálgicas, podrás sentarte a ver cómo ellas trabajan para ti. 

Recuerda dos cosas:

1.- Los contenidos no se enferman ni piden vacaciones. Ellos serán tus vendedores a toda hora y estarán listos para aparecer cuando alguien haga una búsqueda relacionada con tus productos o tus servicios. 

2.- A diferencia de las redes sociales, la gente sí puede entrar a Google para comprar. Y no sólo eso, sino que hay búsquedas que tienen una intención de compra alta por lo que si tú apareces de primero en ese tipo de consultas, estarás muy cerca de cerrar ventas.

Perdurabilidad

Redes sociales: Los posts que publiques se perderán en un par de días

Un buen post tiene una vida útil de 2-3 días, a lo sumo.

Si se hace viral, la gente lo compartirá por todos lados y quien lo haya publicado disfrutará de sus minutos de fama. 

El problema es que cuando esa ola pase, ese post se perderá en el olvido. 

Aunado a ello, en las redes sociales es complicado encontrar un contenido antiguo, debido a que sus buscadores internos no tienen la misma eficacia que Google. 

Página web: Los contenidos que subas en línea podrán ser encontrados siempre 

Un buen artículo perdura por siempre

Si cubres satisfactoriamente una temática, Google te pondrá de primero durante mucho tiempo. 

Cada vez que alguien busque algo relacionado con ese texto, allí aparecerás tú para ofrecer la respuesta. 

Una misma pieza de contenido puede trabajar por ti durante meses o años. 

En Google, los posts no se pierden en el olvido, sino que ganan fuerza con el tiempo. 

¿Página web o redes sociales?: Conclusión

¿Qué vale más? ¿La primera página de Google o 100.000 seguidores en redes sociales?

Para averiguar qué plataforma tiene más valor, vamos a comparar el siguiente escenario. 

Si pudieses elegir entre estas dos opciones, ¿qué escogerías?: 

a) 100.000 seguidores en una red social. 

b) Aparecer en la primera página de Google cuando un potencial cliente busque algo relacionado con tu negocio.

Ejemplo:

Supongamos que yo monto un negocio de relojes y, luego de hacer un estudio de palabras clave, descubro que el término “relojes con estilo” lo buscan 200.000 veces todos los meses.

¿Qué pasaría si yo logro posicionarme de primero en Google para ese término? 

Atraería a esas 200.000 personas, ¿no es así?

Ahora, recordemos la frase de Cyrus Shepard:

“Al contrario del marketing tradicional, donde uno presiona/interrumpe al usuario con un mensaje, el SEO te permite entregar justo el contenido que el usuario está buscando, exactamente en el mismo momento en que lo está buscando”.

Entonces, estaría atravesándome frente a las personas que quieren un reloj como el que yo vendo, justo cuando ellos están buscando un reloj como el que yo vendo. 

Las redes sociales, a pesar de ser una herramienta extraordinaria, no nos permiten hacer esto. 

Podemos tener muchísimos seguidores en nuestra red social, pero pasan tres cosas: 

1.- El engagement rate suele ser muy bajo. Cuentas con millones de seguidores reciben pocas interacciones.

2.- La gente no entra a las redes para comprar algo. Entra para ver en qué andan sus amigos o artistas favoritos.

Entonces, puedes tener tu cuenta de relojes y publicar fotos finísimas, pero eso no te acercará a la venta porque toda tu base de seguidores, cuando entre a IG, no estará pendiente de si comprarte o no el reloj. 

En cambio, si una de esas personas consultase en Google sobre relojes, significaría que sí está pendiente de comprarse un reloj y ahí es cuando tú podrías aparecértele en frente. 

Recuerda: cuando la gente acude a Google significa que está buscando algo. Cuando esa misma gente está en las redes sociales simplemente puede estar matando el tiempo.

Esa es la gran diferencia. 

3.- Las redes pueden ser herramientas valiosísimas para el inbound marketing (si compartes contenido de valor), pero su contenido no es indexable. 

¿Qué significa esto? 

Que lo escribas hoy es muy difícil que sea encontrado por una persona que use Instagram en uno o dos meses. 

No queda registrado en una base de datos como sí ocurre con los buscadores, que son como bibliotecas. 

En Google los contenidos trabajarán por ti a toda hora y en todo momento. Ellos no se enferman, no piden días libres, no se les presentan imprevistos y no cambian de humor.

Básicamente son relacionistas públicos preparados las 24/7 para atender de la mejor forma a un posible cliente. 

Ahora, gracias a los textos y videos que produzcas, ya no tendrás que repetir lo mismo una y otra vez. El contenido trabajará por ti. 

Si te dedicas a ser un experto en tu campo y en traducir esos conocimientos en contenidos, dominarás Google y serás la principal referencia dentro de tu mercado.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Otros artículos que pueden interesarte

Ir arriba